Ciao Bella!!

Un viaje a Italia es como un clásico de cine, nunca pasa de moda. Cuando era pequeña escuchaba a mis prim@s o mis hermanos eso de  “nos vamos de viaje de fin de curso a Italia” (lo que equivalía a encontrarte con 4 camisetas iguales de recuerdo con el nombre de la ciudad de turno), y  luego cuando ya estabas en el instituto (hace muuuuuchos años) oías: “los de último curso se han ido de ruta por Italia, van a visitar Florencia, Pisa, Verona”, y tú rápidamente te ibas al corrillo de tus amigas a comentar lo “guay” que sería ir. Luego fijaros si cambian las cosas que en mi promoción no hubo ningún viaje, pero esos son otras historias, jeje.

Es verdad que en la vida hay momento para todo y todo llega. A veces es imposible ser impaciente pero lo cierto es que cuando menos te lo esperas, sucede algo que siempre has querido hacer y a mi me sucedió en el verano del 2006: ir a la “Bella Italia”. 15 días de aquel mes de Agosto del 2006 nos iban a permitir conocer a golpe de ilusión, risas y mucha pizza las ciudades de Florencia, Roma y Venecia ¡INOLVIDABLE!! Era la primera vez que hacía un viaje así y desde entonces el gusanillo por viajar no ha parado de crecer 😀 .

Mapa Viaje Italia

  Si os soy sincera, a mi me hubiera gustado ir en coche desde Barcelona, y así “de paso y con la excusa” aprovechar la ocasión para visitar lugares como Mónaco, quizás Milán..quizás…jajaja..la verdad que a veces soy un poco agonías y me pierde el querer aprovechar al máximo los viajes porque con eso de “YA QUE que estamos por aquí…” pero lo cierto es que encarecía mucho muchísimo el viaje en general. De modo que lo mejor fue coger avión de ida hasta Roma y otro de vuelta desde Venecia, el resto, coche de alquiler. Y eso fue lo que me alentó: la idea de tener coche de alquiler los días de estancia en Florencia para para poder recorrer las carreteras y pueblos de la Toscana…si esque, no tengo remedio amigos, ¡¡LA EMOCIÓN ERA MÁXIMA!!

Si os contara en detalle todo lo que vimos sólo de las tres capitales donde estuvimos, os entraría un sueño enorme de lo extenso que sería el post y ¡no es esa la cuestión!. Aunque hablar de un viaje así cuesta hacerlo de manera muy reducida (y por mas que lo estoy intentando, ¡me esta esta costando muchísimo!) mi intención es que sintais como sentí yo lo impredecible y emocionante que puede resultar un viaje “en ruta” y quién sabe si quizá os replanteais el destino para las vacaciones de este año, ¡nunca se sabe!

A ver si soy capaz de describiros con pocas palabras cada una de ellas para mi: Roma es pura Historia, tiene algo que te atrapa y no te la acabas nunca, ya conocéis eso de que es”La Ciudad Eterna”; Florencia es Cultura y Arte 100% y Venecia … Venecia y sus canales conforman un conjunto único y muy especial. ¿Lo he conseguido? Y qué decir de la mini ruta que hicimos por la Toscana: largas hileras de cipreses, olivos, vegetación mediterranea, pueblos, villas y casas de piedra, flores con vivos colores que dan el contraste perfecto. Es romanticismo puro.

Creo que nunca he andado tanto como como los 6 intensos días en Roma, y si os confieso que me recorrí el Foro Romano en sandalias … es “pa’pegarme” verdad? ¡Lo sé! Díos mío, ¡qué calor! Unos graditos menos nos hubieran ayudado a soportar mejor los sofocones de aquellos días. Pero, como sarna con gusto no pica, aprovechamos al máximo todos los días e incluso las noches. Hay ciudades que vale la pena visitarlas también de noche, el ambiente de las terrazas, las plazas y los monumentos iluminados que parecen que adquieren más inmesidad.

En este punto recuerdo el momentazo de coger el coche de alquiler, si nos hubierais visto por un agujerito, jejej…Pero con mapa en mano salimos de Roma rumbo Florencia, intentando no equivocarnos y poder llegar a la residencia donde teniamos reservado alojamiento. Por cierto, el primer dia en Florencia nos llovió y tuvimos que comprar un par de paraguas, típico, ¿verdad?

Florencia y La Toscana

  La Reggio de la Toscana es lo mas parecido a estar en un cuento, verdaderamente es bellísimo. Si Roma era para mi pura Historia, pasear por Florencia no es menos, pero además es como pasear por una gran galería de arte al aire libre. Personalmente nunca había visto nada parecido: llegar a la Piazza de la Signoria (con el Palazzio Vecchio erigiéndose esplendoroso), y quedarte con la boca abierta ante una maravillosa exposición de esculturas, la Piazza del Duomo, donde está la Catedral (con fachada forrada de mármol rosa, blanco y verde, ¡bonito bonito!), el museo de los Uffizzi y la Galeria de la Academia (donde se encuentra el original del David de Miguel Angel, ¡imponente todo él!) y finalmente, el Ponte Vecchio, para mi el símbolo mas romántico de la ciudad, doy fe.

Desde allí pudimos visitar Pisa, San Gimignano, Greve in Chianti, Cortona (un poco más y nos quedamos sin gasolina pero esque si no voy a Cortona, ¡rebiento!) y Siena, donde pudimos disfrutar de ver y sentir el clamor popular que se vive en la fiesta de El Palio (carrera hípica de origen medieval). Y ¡sí! nos hicimos fotos “aguantando” la Torre de Pisa y ¡sí! nos pusimos ciegos de gelatos imposibles de acabarselos. Por cierto, en Greve in Chianti, el hambre y la calor nos llevó a entrar desesperadamente en un bar, que luego resultó ser una Bodega donde pudimos hacer una degustación de aceite de la Toscana y vinito de la tierra :D. ¡Nos sentó de maravilla!

En Venecia dejamos el coche nada mas llegar (en la estación de autobuses) y desde allí cogimos un Vaporetto para llegar al hotel. Eso de coger buses y taxis sobre agua ¡mola! porque, Venecia, es otro mundo. Creo que Venecia o te gusta o la odias. He oido decir que el olor que desprende el agua de los canales en pleno Agosto no es muy agradable y que en verdad esa ciudad no es para tanto. Aquí es cuando os digo que no tengo olfato y no se si olía o no, yo solo se que quedé encantada con el tesón y la simpatia de los “gondolieri” (¡santa paciencia la que tienen con los turistas!), con el halo de misterio de sus barrios y callejuelas y por la imponente Piazza San Marco. Detenerte frente al Gran Canal y mirar al horizonte al atardecer, cuando la luz del sol juega con el vaivén de las olas mientras las gondolas no paran de atravesarlo…Es una de las estampas más bellas que habia visto hasta la fecha.

Me fui de Italia con la satisfacción de haber cumplido de sobras mis expectativas, con ganas de apuntarme a aprender italiano, con el cupo de comida italiana cubierto para por lo menos un mes y con una recomendación que daros: no intentéis tomaros un simple café en unas de las terrazas de la Piazza San Marco, porque vuestro bolsillo lo agradecerá 😀

¡Nos leemos prontito y ánimo con este lunes! ¡¡CIAO BELLOS!!

Anuncios

4 Respuestas a “Ciao Bella!!

  1. Pedazo de post!!!!! Me ha hecho recordar mi viaje fin de curso a Italia (yo sí que tuve! jajaja)… qué recuerdos :’-). Debo decir que no visité como es debido la región de la Toscana, sólo estuve dos días en Florencia y una mañana nos acercamos a Pisa, así que yo también tengo que volver!!

    Decir también que la residencia donde te alojaste me ha parecido preciosa, si es que es como de película 🙂

    Un saludo!
    Alba

  2. Ma che bella é Italia….!!!! Yo soy fan número uno del país, lo he visitado varias veces, incluso un verano de la Universidad me fui 3 semanas a Roma a estudiar italiano… una de las mejores experiencias de mi vida… vivir en la Ciudad Eterna. He estado 3 veces en Venecia y no me canso de andar por sus calles… quiero volver!!!!!! Precioso post!!! Un abrazo. Eli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s