Escapada a Río de Janeiro

Pues que resulta que parece ser que ayer comenzó el mundial de futbol 2014! No es que viva aislada de este mundo..ni que no me sonara eso de que “este año hay mundial” , pero es que a mi el fútbol, lo que se dice interesar pues…no me interesa mucho, y para mi que eso del mundial era más para Agosto…o…no sé! 😛

Fijaros que lo más atrayente de que hoy empiece el mundial es pensar que entre algún que otro partido que me tocará ver, podré disfrutar de imágenes en vivo y en directo de diferentes lugares de Brasil y entre todas ellas, seguro que alguna de la maravillosa RIO DE JANEIRO. Ahh…Río…con sus sones, sus sambas, su alegría, su luz, esas playas…Quién pudiera volver!! Si sí, he dicho volver porque tuve la suerte de poder visitarla hace ya unos añitos, en el verano del 2011.

2 noches y 3 días de disfrute de la ciudad 😀 . Nos dió tiempo para ver lo más turístico, lo más típico aunque no de poder callejear y conocer más a fondo la vida de a pie, lejos de los núcleos más concurridos como Copacabana. No obstante tuvimos un guía en una excursión que fué de lo más dicharachero y nos contagió el espíritu carioca a más no poder.

Fue durante la visita a casa de unos amigos que residian por entonces en São Paulo que pudimos planear esta escapadilla (habia que aprovechar!!) a la que fuera un día capital de Brasil. Desde São Paulo hasta Río hay unas 6 horas de viaje que decidimos hacer en coche. Pudimos comprobar como son las áreas de servicio brasileñas (un tanto distintas de las españolas, jeje) y vivir la vorágine que es el acceso a Río (aunque mucho peor recuerdo São Paulo), con múltiples carriles de entrada y salida repletos de coches y flanqueados a lado y lado y no muy lejos por favelas que nos dejaban mutis unas…y otras pues  no tanto la verdad 🙂 .

El hotel donde nos alojamos estaba situado en el barrio de Flamengo , al sur de la ciudad, un barrio tranquilo y residencial. El hotel (al que no le daré un 10 pero sinceramente no estaba del todo mal) estaba repleto de cientos de runners que iban a participar en la media maraton que se celebraba aquel mismo domingo.

Paseando por la playa de Flamengo pudimos contemplar por primera vez el maravilloso Pão de Açúcar..

Praia do Flamengo

y el Pão de Açúcar de fondo

y el Pão de Açúcar de fondo

y pudimos también pasear un buen rato por el majestuoso parque de Aterro do Flamengo dónde a puntito estuvimos de colgarnos cual mono a coger un coco 😉 .

Pão do Açúcar desde el Aterro do Flamengo

Aterro do Flamengo

en el Aterro do Flamengo

Dado el poco tiempo de nuestra, decidimos unirnos al día siguiente a una de las excursiones que se podían coger en el mismo hotel. Nos esperaba un día largo pero el planing de la excursión no pintaba del todo mal y nos iba a permitir ver lo más significativo de la ciudad, lo más típico sí, pero…ya habrá tiempo para volver algún día y poder disfrutar con más calma y más a fondo de Río!

La primera parada: el Pão de Açúcar. Sabéis porqué llaman así a este montículo? Según palabras de nuestro intrépido guía, en Brasil hubo una época en que el cultivo de la caña de azúcar era de las primeras actividades ecónomicas. Para la exportación a Europa  se usaban unos cuencos o fuentes de barro de forma cónica. Pues bien, ahí lo tenéis, la similitud de este peñasco con aquellos cuencos dió nombre a este lugar icónico carioca. Dos teleféricos te permiten llegar a la cima y contemplar unas vistas de la ciudad dificiles, muy dificiles de olvidar.

Bondinho do Pão de Açúcar

Cima del Pão desde la primera parada

Vista de la cima del Pão desde el primer tramo de la subida

Desde la cima, de izquierda a derecha : las playas de Copacabana , Leme y Botafogo

Playa del Botafogo con la Colina del Cristo Redentor al fondo

Otra perspectiva desde la cima, Flamengo y el centro de Río , con el aeropuerto S.Dumont ¡sobre el mar!

 Os habéis fijado en el puente que se ve al fondo de esta última imagen? Es el puente que conecta Río con la ciudad de Niterói. 13 km de puente, el más largo de latinoamérica!!

Ponte Rio-Niterói

Después de este inmejorable inicio del tour por la ciudad carioca, el siguiente destino fue centro, concretamente la zona conocida como Cinelandia  que se situa entorno a la Plaza Floriano (Praça do Floriano Peixoto). Resulta chocante este nombre, verdad? “Cinelandia”…y esque se la conoce así porque en los años treinta fue el lugar de mayor concentración de salas cinematográficas de Rio de Janeiro. A día de hoy, alrededor se mantienen resplandencientes construcciones de la época como el Teatro Municipal de Río, la Biblioteca Nacional o el Palacio Pedro Ernesto. No hace falta que os diga que el ambiente en pleno centro del día era brutal!

Teatro Municipal de Río

Palacio Pedro Ernesto

Plaza Florian con la Biblioteca Nacional al fondo

En el centro de la ciudad también visitamos al ultra moderna Catedral de San Sebastián de Río, en honor al santo patrón de la ciudad..

catedral san sebastian rio

Catedral de San Sebastían de Río

Cual era el punto culminante de la excursión? Visitar el Cristo do Corcovado, el Cristo Redentor después de comer. Pues bien, un giro de 360º nos dió el día cuando de camino unas oportunas nubes se empezaron a posar sobre el cerro y a nosotros una cara de circunstancia y del “ay!” en el cuerpo , jejej.  Para subir hasta la cima hay que hacer un primer tramo en el autobús hasta unas escaleras mecánicas que te llevan a los pies del Cristo. En el primer tramo y muy fugazmente pasamos bien cerquita por alguna favela. Como veréis en la fotografía, eso de parar para “hacer la foto” no estaba contemplado y es que…hay que ir con cuidado!

Vistas de favelas subiendo a la cima del Corcovado

No os diré cómo acabamos de empapados, calados a más no poder porque fue bajarnos del autobús para coger las escaleras mecánicas y empezar a caer el diluvio universal. De modo de las ganas que contemplar la grandeza del Cristo (38mts de altura sobre los 713mts que tiene el cerro) o avistar la bahía de Guanabara desde la cima se fue al traste 😦 . Y al Cristo le vimos sí…la silueta y los pies! (Todavía no sé cómo puede captar la imagen con el chaparrón que caía!)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Aix…qué inesperado fue, pero también tengo que decir que nos reímos a más no poder porque para nada nos imaginábamos que un día tan soleado pudiera cambiar tan drasticamente en tan poco tiempo. Al día siguiente amaneció casi igual y aceleramos la vuelta a Sao Paulo porque el vuelo a Barcelona lo teníamos a pocos días.

No se me olvidará el paseo que nos dimos la primera tarde por Copacabana y el agua de coco que me bebí…fresquito y rico!  🙂 . Río es una ciudad para vivirla y dejarte contagiar por la alegría de sus gentes y la magia que desprenden las mil y unas colinas que la conforman y las bahías y playas que la bañan. Para otra ocasión quedará la visita a las escuelas de Samba, Ipanema, el gran bosque de Tijuca y por supuesto, el Corcovado a pleno sol!

¡Grande Río!

Copacabana

Playa de Copacabana

Playa de Copacabana

Playa de Copacabana

 

Anuncios

Una respuesta a “Escapada a Río de Janeiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s